Optimiza los recursos de la empresa con el marketing minimalista

marketing minimalista

Todo el mundo habla de que debemos apuntar a un mercado objetivo, pero no todos lo hacen. Web Strategies Inc. destaca que las empresas siguen apostando una buena cantidad de recursos; hasta 11.1% de sus presupuestos generales para la labor, por ello, los profesionales de la mercadotecnia deben saber cómo optimizar esos recursos para aportar un mejor retorno de inversión para las empresas.

En esta ocasión te veremos una forma interesan de desarrollar la mercadotecnia, hablamos del marketing minimalista.

Te recomendamos leer:  ¿Qué es el Ambush Marketing y cuántos tipos hay?

¿Qué es el marketing minimalista?

optimiza

Según lo define Neil Patel, el marketing minimalista es una aproximación que se le da al marketing para ganar tracción; no se trata de una técnica más para considerar dentro de las estrategias, se trata de un intento por eliminar prácticas de marketing innecesarias y para enfocarse en lo esencial.

Tal como lo complementa Customer Think, el marketing minimalista se puede entender como una tendencia que trabaja bajo la filosofía de “menos es más”. Se trata de abordar las cosas de forma concisa y bien diseñada, simple y en un sentido que aporta mucho valor a los consumidores.  

La meta de esta forma de abordar el marketing es transmitir un mensaje de la forma más concisa posible mientras se mantiene enganchada a la audiencia. Por ejemplo, en el caso de la publicidad visual, esto significa simples, imágenes limpias que representen a la marca, producto y al cliente. Por otra parte, en el caso del contenido el minimalista implica mensajes cortos expresados de manera breve.

De forma ideal, una campaña de marketing minimalista alcanzará a la audiencia objetivo de la marca simplificando las cosas, estableciendo confianza a través de una aproximación confiable en lugar de optar por la venta dura, con el minimalista se contará la historia de la marca y se proveerá información valiosa al cliente potencial en una forma fácil de digerir.

¿Cómo se desarrolla el marketing minimalista?

Según lo destaca Patel desde su colaboración para el Huffingtonpost, el desarrollo del marketing minimalista contempla 6 leyes básicas que se deben seguir para aplicarlo, estas son:

1. El marketing minimalista es guiado por la estrategia

La condición principal del concepto está en que depende de la estrategia. Actualmente la única alternativa a actuar con base en una estrategia es usar un conjunto de tácticas de marketing.

Gran parte del marketing de la actualidad, por más complicado que sea, está basado en una serie de tácticas que consisten en prueba y error, una tras otra, las tácticas suben y bajan sucesivamente a medida que los profesionales del marketing se apoderan de lo que está de moda, lo que es fácil o lo que logre capturar su atención.

En un sentido casi contrario, el marketing minimalista reconoce que las tácticas van y vienen, pero una estrategia solida ayuda a guiar el camino. Las tácticas son el “cómo” de la mercadotecnia, y sin duda son necesarias, pero la estrategia es el “qué”, es decir, el objetivo final que sirve como la luz que guía al marketing.

2. El marketing minimalista emplea más sistemas y menos personas

Generalmente, cuando hay  más personas involucradas las cosas se vuelven más complejas, problemas tan simples con el flujo de trabajo, y tan complejos como las tensiones o conflictos a nivel interno pueden desviar el camino del marketing, por ello, para evitar este tipo de situaciones, el marketing minimalista se vale de más sistemas y software que de personas.

3. El marketing minimalista es secuencial

Intentar poner en marcha toda una variedad de técnicas al mismo tiempo es una de las principales cosas que hace complicado al marketing. Cuando se implementan muchas técnicas a la vez, las empresas se arriesgan a perder dinero y obtener resultados confusos, por ejemplo, es posible que una empresa vea los resultados de todos sus esfuerzos, pero no sea capaz de identificar qué tácticas son responsables de los resultados.

El marketing minimalista pone en marcha una cosa a la vez, es decir, es secuencias. Y trabaja así partiendo de la idea de que cuando te enfocas en una cosa a la vez, puedes hacer todo mejor. Además, con esta aproximación es más fácil rastrear el retorno de inversión y determinar rápidamente si continuara con la táctica o descartarla por completo.

4. El marketing minimalista se enfoca en calidad, no en cantidad

Es más que entendible, incluso fuera del concepto de marketing minimalista, que la calidad es más importante que la cantidad. Se trata de algo intuitivo cuando hablamos de tareas como el content marketing, sin embargo, y desafortunadamente, muchos negocios consideran aún que a mayor cantidad de información, ya sea más artículos, posteos en redes sociales, anuncios, impresiones, infografías, entre otros. mejorarán sus esfuerzos de marketing.

No obstante, las cosas ya no funcionan así, hoy más que nunca la calidad importa, y por suerte, la calidad de las leyes básicas del minimalismo aplicado a la mercadotecnia pues simplifica y mejora los esfuerzos.

5. El marketing minimalista gasta menos tiempo en reportes

Este punto no hace referencia que para trabajar de forma minimalista no se necesitan reportes; más bien se refiere a que los reportes se enfocan solo en lo necesario, que en la mayoría de los casos es una presentación de los datos que muestren el proceso de una meta importante, las métricas que se están rastreando y las acciones que deben pasar posteriormente tomando como referencia los datos obtenidos.

Los reportes con estos 3 aspectos eliminan todos esos elementos incensarios; como agregar gráficas y tablas, que quitan tiempo a los mercadólogos y que más bien parece que presumen las capacidades que tiene Keynote o PowerPoint para crear presentaciones.

6. El marketing minimalista se enfoca en las tareas más esenciales y exitosas

Finalmente, la última ley del marketing minimalista también se trata de la estrategia. Cuando una marca tiene una estrategia clara, será capaz de enfocarse solo en aquellas tareas que le ayudarán a poner las cosas en marcha.

Para desarrollar esta modalidad, hay que enfocarse en lo esencial, en lo que aporta resultados, es decir, tareas que tienen un retorno de inversión demostrado.

Como puedes notar, con el marketing minimalista es posible eliminar aspectos que limitan la productividad y que también pueden afectar los ingresos, en general hablamos de una forma de trabajo que ahorra recursos para construir un mejor negocio.

También te puede interesar leer:

Telefónica e IBM colaborarán para optimizar procesos con blockchain

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.