Messenger Kids ya no necesita que los padres de los niños sean amigos

La aplicación Messenger Kids de Facebook , que permite a los niños menores de 13 años chatear con la aprobación de los padres, está lanzando un cambio pequeño pero notable.

Ya no es necesario que los padres de los niños sean amigos de Facebook entre sí para que los niños se conecten. Esto resuelve uno de los problemas con el diseño anterior de la aplicación. Donde funcionaba más como una extensión del propio círculo social de los padres, en lugar de uno para su hijo.

Por supuesto, los padres todavía tienen que aprobar cada contacto que su hijo agregue, como de costumbre.

Como cualquier padre entiende, siempre habrá amigos de su hijo que tengan una relación amigable pero informal con los padres, que no llega a ganar el estado de «amigo de Facebook«. Si bien puede enviarles mensajes de texto para una cita ocasional o asentir con cortesía al dejarlos, no necesariamente son «amigos». Pero sus hijos son amigos entre ellos. Y estás bien con eso.

(Te puede interesar:  Facebook Stories logra 150M de espectadores diarios y llegan los anuncios)

Messenger Kids

La actualización de Messenger Kids que esperaban

La actualización de Messenger Kids ahora permite que esos niños se conecten, si está de acuerdo. La nueva característica aún requerirá que ambos padres estén en Facebook.

En Facebook, el padre visita la sección en el menú principal de navegación de Facebook, como de costumbre. Y busca el nombre de los padres de los amigos del niño. Luego puede invitarlos a obtener la aplicación y permitir que los niños se conecten.

Este cambio podría ayudar potencialmente a que la aplicación crezca. Esto más allá de las 325,000 instalaciones que tenía a partir de abril, según los datos de Sensor Tower. Especialmente una vez que los niños descubran cómo funciona este sistema de invitación.

Facebook dice que tomó esta decisión como un resultado directo de los comentarios de los padres.

Sin embargo, hay un desafío al no ser buenos amigos con los padres de los otros niños. Y es que puede ser más difícil hablar de problemas como la intimidación o el mal comportamiento, si surgen.

La mejor manera de monitorear los chats del niño es instalar una segunda copia de la aplicación en su propio dispositivo y realmente leerlos. Eso lleva tiempo y puede ser un poco invasivo para los niños mayores, que tienen más sensación de privacidad.

También puedes leer:

Grupos públicos de Facebook para el asesoramiento empresarial